Salud / CUDAIO / El Trasplante /

Los operativos de procuración y trasplante

Un operativo de procuración y trasplante es una carrera contra reloj y se realiza cuando un donante fallece en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI). Esto requiere del seguimiento de una serie de pasos coordinados entre distintos profesionales de la salud. Su punto de partida es la certificación de la muerte del paciente, siguiendo por la selección de los órganos y tejidos viables para el trasplante y su mantenimiento mientras que se busca a los receptores en el SINTRA -teniendo en cuenta el grado de urgencia, la compatibilidad biológica y la antigüedad en la Lista de Espera (LE)-, luego se ablacionan y trasladan los órganos hacia el lugar donde se encuentran las personas que recibirán el trasplante.

La ablación (extracción quirúrgica) de los órganos se practica en el quirófano del establecimiento asistencial donde se encuentra el fallecido. Luego, los órganos son trasladados a los diferentes centros donde se concreta el trasplante mediante la articulación con la Red Provincial de Emergencias y Traslados.

El control final del implante y su registro en el sistema informático es efectuado por el CUDAIO, siempre el responsable de la coordinación del operativo.

La duración completa del operativo de procuración de órganos es variable. Se inicia en el momento de la detección del potencial donante y finaliza con la cirugía de trasplante. Por lo general se extiende por un lapso de 18 a 20 horas aproximadamente, aunque en ocasiones el proceso puede durar hasta 50 horas.